LexiVox
Ir a: PrivacidadAviso Legal ➠ Responsabilidad

Limitación general de responsabilidad

LexiVox: Limitación general de responsabilidad

Este es un portal jurídico libre denominado LexiVox. El contenido de este sitio web se proporciona libremente, y ningún tipo de acuerdo o contrato se crea entre usted y los propietarios o usuarios de este sitio, los propietarios de los servidores en los que se encuentra, los contribuyentes individuales a estas páginas, o los administradores del proyecto, operadores de sistema o cualquier otra persona relacionada con este proyecto. Ninguno de los señalados está sujeto a reclamos en contra de ellos directamente.

Se le concede una licencia limitada para copiar cualquier material de este sitio, que no cree, en forma alguna, responsabilidad contractual o extracontractual de parte de LexiVox o alguno de sus agentes, miembros, organizadores u otros usuarios.

Cualquiera de las marcas, marcas de servicio, marcas colectivas, derechos de diseño, derechos de la personalidad o derechos que se mencionan, usan o citan en este sitio son propiedad de sus respectivos dueños. A menos que se indique lo contrario, ni las páginas ni los contenidos de LexiVox están respaldados ni afiliados con cualquiera de los titulares de tales derechos; tampoco LexiVox otorgará derechos de uso de materiales protegidos. El uso de esa propiedad inmaterial es bajo su propio riesgo.

Tenga en cuenta que la información que se encuentra aquí puede estar en violación de las leyes del país o jurisdicción desde donde está viendo esta información. LexiVox no promueve la violación de cualquier ley, pero esta información se almacena en un servidor en el Departamento de La Paz, en el Estado Plurinacional de Bolivia, y se mantiene en referencia a las protecciones otorgadas a los proveedores de contenidos y los lectores en esta jurisdicción. Si las leyes de su país no puede reconocer una protección igualmente amplia de la libertad de expresión, LexiVox no puede ser responsable de violaciones potencial de estas leyes, por vincularse a este dominio o la reutilización de cualquiera de los textos de la información contenida en este portal.

Para más información, póngase en contacto con nosotros.

Ir a: PrivacidadAviso Legal ➠ Responsabilidad
 
Humor Lexivox humor

Una viejecita fue un día al Banco BISA llevando un bolso lleno hasta el tope de dinero en efectivo. Insistía ante la ventanilla, solicitando que queria hablar única y exclusivamente con el Presidente del Banco para abrir una cuenta de ahorros, para lo cual decía comprenda Ud., es mucho dinero". Después de mucho discutir, la llevaron ante el Presidente del Banco, respetando el concepto de que el cliente tiene siempre la razón. El Presidente del Banco inquirió,

—¿Cual es la cantidad que Ud. desea ingresar?

Ella replicó

—Treinta y ocho millones de dólares y automáticamente vació su bolso encima de la mesa.

El Presidente, naturalmente, sintió una gran curiosidad por saber de donde habría sacado la viejita tanto dinero y le pregunto:

—Señora, me sorprende que lleve tanto dinero encima, por ser mucha cantidad y acto seguido le pregunto:

—¿cómo lo ha conseguido?

La viejecita contesto:

—Es simple, hago apuestas

Pregunto el Presidente

—¿Apuestas?, qué tipo de apuestas?

La viejecita contesto:

—Bueno, todo tipo de apuestas; por ejemplo le apuesto a Ud., $25,000.00 US a que sus pelotas son cuadradas!

El Presidente solto una carcajada y dijo:

—Esa es una apuesta estúpida.... Ud., nunca podra ganar una apuesta de ese tipo

La viejecita lo desafió.

—Bueno ya le dije que hago apuestas; ¿está Ud., dispuesto a aceptar mi apuesta?

Respondió el Presidente

—Por supuesto. Apuesto 25,000.00 US$ a que mis pelotas no son cuadradas.

La viejecita dijo:

—De acuerdo, pero como hay mucho dinero en juego, puedo venir mañana a las 10.00 AM con mi abogado para que nos sirva de testigo?

El Presidente, acepto teniendo en cuenta que se apostaba dinero.

—Por supuesto.

Aquella noche el Presidente estaba muy nervioso por la apuesta pasó largo tiempo mirándose sus pelotas en el espejo; volviéndose de un lado para otro, una y otra vez. Se hizo un riguroso examen y quedó absolutamente convencido de que sus pelotas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta.

A la mañana siguiente a las 10:00 en punto, la viejecita apareció con su Abogado en la Oficina del Presidente. Hizo las pertinentes presentaciones y repitió la apuesta de 25,000.00 US$ a que las pelotas del Presidente son cuadradas.

El Presidente aceptó nuevamente la apuesta y la viejecita le pidió que se bajara los pantalones para mostrar sus pelotas. El Presidente se bajo sus pantalones y la viejita se acercó y miró sus pelotas detenidamente y le preguntó timidamente si las podia tocar; expresando:

—Tenga Ud., en cuenta que es mucho dinero y debo cerciorarme.

—Bien de acuerdo, dijo el Presidente convencido, 25,000.00 US$ es mucho dinero y comprendo que quiera estar absolutamente segura

La viejita se acercó al Presidente y agarrándole empezó a palpar sus bolas; paralelo a lo cual el Presidente se dió cuenta de que el Abogado estaba golpeándose la cabeza contra la pared.

El Presidente pregunto a la viejita:

—y ahora qué le pasa a su Abogado?

Ella contestó:

—Nada, solo que he apostado con él 100,000.00 US$ a que hoy a las 10:00 de la mañana tendría las pelotas del Presidente del BISA en mis manos

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!