LexiVox
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas

Buscar normas

Buscar las normas por los textos de su contenido o de su metadata

junio/1997

julio/2009

junio/2004

diciembre/2007

decreto supremo

septiembre/2005 40 octubre/1991 43 diciembre/2005 84 mayo/2009 34 julio/1991 34 mayo/2008 42 31 de julio de 1997 54 diciembre/2004 71 julio/2002 48 julio/1997 92 noviembre/2008 35 octubre/2005 38 julio/1993 35 agosto/2004 36 ley 67 diciembre/2001 42 septiembre/2004 54 marzo/1993 43 agosto/2007 35 septiembre/2001 34 mayo/2004 61 junio/1999 48 octubre/2000 37 decreto presidencial 36 noviembre/2011 52 diciembre/2008 39 noviembre/2006 35 febrero/1990 34 abril/2005 41 enero/2004 36 julio/2004 37 abril/2004 35 mayo/1992 44 abril/2008 37 noviembre/2004 45 octubre/2004 37 2005-12-20 35 julio/2005 36 mayo/1997 42 22 de diciembre de 2005 37
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas
 
Humor Lexivox humor

Aquél era un abogado muy avaro. Sin embargo, a fin de lograr alguna ventaja competitiva con sus colegas, se compró un Rolex y un Mercedes-Benz último modelo.

A los pocos días, estuvo un buen rato buscando un lugar donde parquear, cerca de los tribunales. Ni bien vio un espacio libre, con vehemencia se entró al parqueo tocando estruendósamente la bocina de su hermoso Mercedes, “antes que otro se avive”. Sin embargo, al momento de abrir la puerta de su hermoso último modelo, un minibús que venía a una velocidad inaudita no alcanzó a frenar y golpeó la puerta. Accidente con fortuna porque, si bien la puerta salió volando, el abogado no había llegado a sacar el cuerpo del auto.

El pobre hombre, sentado todavía frente al volante, se puso a llorar como niño chiquito. La gente rodeó el auto, conmovida de las convulsivas lágrimas del hombre en shock. Rápidamente acudieron en su auxilio y una persona benevolente incluso consiguió un vaso de agua.

—Ya, ya, señor, ya pasó... hay que agradecer que no llegó a bajar del auto, porque pudo perder la vida!

El abogado balbuceante le respondió

—Es que este auto es prácticamente nuevo!!!

Una mujer mayor le increpó con molestia!

—Su auto! debería estar llorando por su brazo que ha sido arrancado en el choque!

Volviendo en sí, el abogado gritó:

—¡Mi Rolex, dónde quedó mi Rolex!

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!