LexiVox
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas

Buscar normas

Buscar las normas por los textos de su contenido o de su metadata

julio/1993

noviembre/2004

agosto/2007

diciembre/2007

decreto supremo

julio/2002 48 31 de julio de 1997 54 febrero/1990 34 enero/2004 36 septiembre/2004 54 diciembre/2008 39 agosto/2004 36 octubre/2005 38 julio/1997 92 mayo/2009 34 22 de diciembre de 2005 37 mayo/1997 42 octubre/1991 43 marzo/1993 43 octubre/2000 37 2005-12-20 35 junio/2004 54 junio/1997 43 mayo/1992 44 septiembre/2001 34 diciembre/2005 84 julio/1991 34 noviembre/2006 35 diciembre/2001 42 mayo/2004 61 ley 59 abril/2008 37 junio/1999 48 julio/2004 37 abril/2004 35 octubre/2004 37 abril/2005 41 mayo/2008 42 septiembre/2005 40 noviembre/2008 35 diciembre/2004 71 noviembre/2011 52 junio/1995 33 julio/2009 35 julio/2005 36
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas
 
Humor Lexivox humor

Un abogado se muere y se va al cielo, llega y toca la puerta. En eso sale San Pedro y le dice:

—¿Tu quién eres?

—Yo soy abogado y bueno pues me han mandado al cielo. — responde al abogado. — No, no! tu no puedes entrar acá.

—¿Pero como que no puedo entrar?, ¿tu quién eres para decirme que no puedo entrar?

—¿Cómo?!... yo soy San pedro, el que decide si entrás o no.

—A ver, ¿dónde está tu título que dice que eres San pedro el único que puede dejar o no entrar al cielo?

—Un ratito. — le dice y se va corriendo a buscar a Jesús y le cuenta pues que en la puerta había un abogado que quería entrar al cielo y que como él no quería entonces le había pedido su título que por favor salga. Entonces sale Jesús:

—Bueno hombre al parecer tú no puedes entrar al cielo porque estamos llenos de abogados y ya... ya no pues.

—¿Cómo que no hay sitio, tu quién eres para que no me dejes entrar?

—Yo soy Jesús el hijo de Dios y te digo que ya no puedes entrar al cielo.

—¿Cómo que hijo de Dios? ¿cuál Dios?, haber enséñame tu partida de nacimiento, ¿dónde dice que eres el hijo de Dios?

Entonces Jesús va a buscar a Dios...

—Pa, pa... allá afuera hay un abogado que quiere entrar al cielo, primero le pidió su título a San Pedro, luego me pidió partida de nacimiento para ver si soy hijo de Dios... ¿qué hago?

—Ya, ya, ya... déjalo entrar nomás, no vaya ser que me pida partida de matrimonio y ahí se pudra todo.

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!