LexiVox
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas

Buscar normas

Buscar las normas por los textos de su contenido o de su metadata

diciembre/2008

julio/1991

abril/2004

octubre/2005

mayo/2004

abril/2005

decreto supremo

julio/2004 37 septiembre/2005 40 marzo/1993 43 octubre/2000 37 agosto/2007 35 agosto/2004 36 agosto/2005 33 junio/2004 54 julio/2002 48 diciembre/2005 84 28 de mayo de 2004 49 decreto presidencial 55 junio/1999 48 mayo/2009 34 octubre/2004 37 noviembre/2008 39 noviembre/2011 52 junio/1997 43 noviembre/2004 45 2005-12-20 35 febrero/1990 34 diciembre/2007 34 octubre/1991 43 noviembre/2006 35 22 de diciembre de 2005 37 julio/2009 35 ley 201 31 de julio de 1997 54 abril/2008 37 diciembre/2004 71 julio/1997 92 septiembre/2001 34 diciembre/2001 42 enero/2004 36 mayo/2008 42 mayo/1992 44 julio/2005 36 julio/1993 35 mayo/1997 42 septiembre/2004 54
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas
 
Humor Lexivox humor

Un bandolero se había especializado en cruzar el Río Grande de vez en cuando y robar bancos en Texas. Finalmente, se ofreció una recompensa por su captura, y un Texas Ranger emprendedor decidió rastrearlo atravesando incluso la frontera. Después de una búsqueda larga, encontró al bandolero en una cantina. Se paró silenciosamente detrás del bandolero, le apuntó su revolver a la cabeza, y en un parsimonioso y cantado inglés dijo:

—You're under arrest. Tell me where you hid the loot or I'll blow your brains out. Cursed felon. (Usted está bajo arresto. Dígame donde escondió el botín o le vuelo la tapa de los sesos).

Pero el bandolero no hablaba inglés y giró y desesperado le trató de explicar que no entendía lo que le pedía. El Texas Ranger tampoco hablaba castellano y se estaba poniendo nervioso de las caras que ponía el delincuente por su miedo.

Afortunadamente, un abogado bilingüe estaba en la taberna y tradujo el mensaje del Ranger.

El aterrado bandolero le contestó que el botín estaba enterrado bajo el árbol de roble detrás de la cantina.

—Say what? (¿qué dijo?), —le preguntó el Ranger.

El abogado contestó:

—Go to hell, Gringo. You're not that man to shoot me.

(Vete al infierno, Gringo. No eres lo suficiente hombre para dispararme)

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!