LexiVox
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas

Buscar normas

Buscar las normas por los textos de su contenido o de su metadata

abril/2004

julio/1997

julio/2002

diciembre/2005

diciembre/2007

decreto supremo

junio/1997 43 noviembre/2004 45 diciembre/2001 42 julio/2009 35 octubre/2008 33 octubre/1991 43 septiembre/2014 33 septiembre/2004 54 junio/2004 54 septiembre/2020 33 julio/2005 36 mayo/1997 42 mayo/2004 61 abril/2005 41 octubre/2004 37 marzo/2004 33 abril/2008 37 decreto presidencial 46 noviembre/2006 35 agosto/2007 35 ley 136 febrero/1990 34 enero/2004 36 octubre/2000 37 mayo/2009 34 marzo/1993 43 junio/1999 48 agosto/2004 36 julio/2004 37 mayo/1992 44 diciembre/2008 39 julio/1991 34 septiembre/2005 40 noviembre/2008 35 noviembre/2011 52 septiembre/2001 34 mayo/2008 42 diciembre/2004 71 julio/1993 35 octubre/2005 38
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas
 
Humor Lexivox humor

Un abogado sale de cacería al campo y tiene la suerte de bajar un pato con el primer tiro. La pena es que el pato cayó en un sembradío al otro lado de la cerca.

Ya se trepaba a la cerca cuando se le acerca un campesino.

—¿Que está haciendo?... esta es mi tierra.

—Bueno, lo que pasa es que cacé un pato y cayó en su tierra.

—Lo siento, pero no puede llevárselo, le dice el campesino.

—¡Soy uno de los mejores abogados! Le voy a hacer un pleito y me voy a quedar hasta con toda su tierra si no me deja entrar a recoger mi pato —amenaza el abogado.

—Aquí en el campo resolvemos las cosas con justicia comunitaria —le informa el viejo— aplicamos la Regla de “las Tres Patadas”

—¿Y qué es la Regla de las Tres Patadas? —pregunta el abogado.

El viejo explica:

—Yo lo pateo tres veces; Ud. me patea tres veces; yo lo vuelvo a patear, y así hasta que alguien se de por vencido.

El abogado vio que el campesino era viejo y sabiendo que él estaba en forma, aceptó las reglas.

—Está bien, empecemos —dijo el abogado.

El campesino sin más con sus hojotas bien duras le dio una tremenda patada en la rodilla al abogado, y antes de que se doblara, le encajó otra en la entrepierna, y cuando el abogado se retorcía de dolor, le encajó un tremendo patadón en el culo.

Al cabo de 5 minutos, el abogado —con mucho esfuerzo— se levantó y dijo:

—Ahora me toca a mi

—No se moleste —replica el viejo— ...Me doy por vencido. Vaya nomás y llévese su pato.

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!