LexiVox
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas

Buscar normas

Buscar las normas por los textos de su contenido o de su metadata

31 de julio de 1997

mayo/2008

enero/2004

julio/2004

22 de diciembre de 2005

abril/2005

decreto supremo

agosto/2005 33 marzo/2004 33 septiembre/2005 40 julio/2005 36 octubre/2005 38 julio/2009 35 mayo/2009 34 mayo/1997 42 agosto/2007 35 diciembre/2004 71 diciembre/2008 39 octubre/2000 37 octubre/1991 43 junio/2004 54 septiembre/2004 54 septiembre/2001 34 noviembre/2004 45 julio/1997 45 noviembre/2006 35 julio/2002 48 marzo/1993 43 junio/1997 43 decreto presidencial 38 diciembre/2005 48 noviembre/2011 52 mayo/1992 44 mayo/2004 61 abril/2008 37 abril/2004 35 2005-12-20 35 julio/1991 34 agosto/2004 36 febrero/1990 34 junio/1999 48 diciembre/2001 42 diciembre/2007 34 julio/1993 35 octubre/2004 37 noviembre/2008 35 ley 88
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas
 
Humor Lexivox humor

Un abogado se muere y toca las puertas del cielo, y sale San Pedro y le pregunta:

—¿Qué quieres?

—¡Entrar! —Le responde en tono muy rebelde.

—Y tú, ¿quién eres? —Le replica San Pedro.

—Y tú, ¿quién eres que me preguntas? —responde a su vez el abogado mostrando una pizca de picardía.

—¿No me reconoces?, soy San Pedro, la mano derecha de Dios.

—¿Y tienes contrato de trabajo? —Le pregunta el abogado.

—Espera, espera —responde el santo y se va directo a ver al Hijo de Dios— Jesús ven, el de afuera me pide contrato de trabajo.

—¿Quién es?

—¡No sé!

Entonces sale Jesús... Le pregunta lo mismo, y el abogado le responde igual pero a él le pide partida de nacimiento.

—Espera, espera —dice incómodo y va en busca de su madre que tiene más paciencia que un santo— María anda a ver al de afuera.

Sale María...

—¿Qué quieres?

—Entrar, —le responde el abogado.

—¿Y quién eres?

—Y tú, ¿quién eres?

—Soy María, le dice, la esposa de Dios.

—Muéstrame el acta de matrimonio, dice el abogado.

—Espera un momento por favor —le dice gentilmente María y entra presurosa al cielo.

—Dios, ven a ver al de afuera.

—Sale Dios.

—¿Qué quieres? Le pregunta Dios.

—¡Entrar!

—Y tú, ¿quién eres?

—Soy Dios, el dueño de todo esto.

—¿Y tienes el contrato de compra y venta?

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!