LexiVox
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas

Buscar normas

Buscar las normas por los textos de su contenido o de su metadata

31 de julio de 1997

diciembre/2007

abril/2005

decreto supremo

junio/1999 48 diciembre/2001 42 octubre/2004 37 febrero/1990 34 noviembre/2011 52 diciembre/2005 84 abril/2008 37 enero/2004 36 noviembre/2006 35 mayo/1997 42 ley 63 mayo/2008 42 junio/2004 54 septiembre/2004 54 2005-12-20 35 mayo/1992 44 julio/2009 35 diciembre/2008 39 agosto/2004 36 noviembre/2004 45 julio/2002 48 marzo/1993 43 octubre/1991 43 abril/2004 35 agosto/2007 35 mayo/2004 61 julio/2004 37 octubre/2005 38 diciembre/2004 71 junio/1997 43 julio/1991 34 julio/1993 35 septiembre/2001 34 julio/2005 36 mayo/2009 34 22 de diciembre de 2005 37 octubre/2000 37 noviembre/2008 35 julio/1997 45 septiembre/2005 40
Ir a: BuscarComentariosEtiquetasEstadísticas
 
Humor Lexivox humor

La Abuela

Los Abogados jamás deberían hacer una pregunta a una abuela si no se encuentran preparados para la respuesta.

Durante un juicio en un pequeño pueblo, el abogado acusador llamó al estrado a su primera testigo, una mujer de avanzada edad.

El abogado se acercó y le preguntó:

—Sra. Fortunati: ¿sabe quién soy?

Ella respondió:

—Sí, lo conozco señor Sanny. Lo conozco desde que era un niño y francamente le digo que usted resultó ser una gran decepción para sus padres. Siempre miente, cree saber de todo, es muy prepotente, abusivo, engaña a su esposa y lo peor de todo, manipula a las personas. Se cree el mejor de todos cuando en realidad es un pobre hombre. Vaya que sí, lo conozco...

El Abogado se quedó perplejo, sin saber exactamente qué hacer. Sin embargo, para salir del paso y apuntando hacia la sala, le preguntó a la Sra. Fortunati:

—¿Conoce al abogado de la defensa?

Nuevamente ella respondió:

—Claro que sí. Yo también conozco al señor Pérez desde que era un niño. Él es un flojo y medio raro, y tiene problemas con la bebida. No puede tener una relación normal con nadie y es el peor abogado que conozco. Sin mencionar que engañó a su esposa con tres mujeres diferentes, una de ellas la esposa suya, ¿recuerda? Sí, yo conozco al Sr. Pérez. Su mamá tampoco está orgullosa de él.

El abogado de la defensa casi cae muerto.

Entonces, el Juez llama rápidamente a los dos abogados para que se acerquen al estrado, y les dice:

—Si alguno de los dos, le pregunta a esa vieja si me conoce, los mando a la silla eléctrica a los dos.

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!