LexiVox
Ir a: Misión y visiónPortal de InternetSistema de Información ➠ Información libre ➠ Colaborar

LexiVox es “Información Libre”

La información libre no es un “gusto”, un lujo asiático o un ideal utópico; es un imperativo que definirá nuestro futuro como sociedad, como país y como planeta.

La información se ha considerado siempre como un conjunto de datos procesados, que permiten incrementar el conocimiento de las personas, o que les permite tomar (mejores) decisiones. Desde este punto de vista, y considerando la utilidad (económica o no) que una persona pueda obtener o no determinada información, la han convertido en un bien económico.

En un principio se pretendía velar por la autoría de una obra intelectual, contra quienes se adjudicaban la autoría de dichas obras (los derechos de autor). En cuanto a los beneficios (principalmente los económicos) quienes más evidentementese procuraban grandes ganancias eran los imprenteros y los editores quienes producían más copias de una obra, que las que informaban al autor (los derechos de copia). A los primeros se los conocía (y se los conoce) como plagiadores; a los otros, como piratas.

Al convertir la información en una mercancía, se han producido deformaciones de los objetivos de las regulaciones de la propiedad intelectual. Actualmente, el autor casi ha desaparecido de la escena; el editor se ha vuelto el propietario de la información y el público que procura acceder a ella por formas no autorizadas por el editor, se ha convertido en pirata.

Desde finales del siglo XIX, las leyes han sido cada vez más severas en el castigo contra quienes infrinjan los derechos de copia (no así los derechos de autor).

La situación no ha mejorado con la aparición de las nuevas tecnologías. Puesto que ahora las obras intelectuales (en su gran mayoría), pueden ser replicadas sin pérdida de fidelidad, a costos casi insignificantes, las leyes se han vuelto cada vez más severas para sancionar a los que copian, al mismo tiempo que se han vuelto más intrusivas. Nadie sabe hasta que punto llegará la intrusión en la privacidad de las personas y de las empresas para verificar si han cometido el delito de realizar una copia ilegal. Existen empresas que asaltan las instalaciones de otras empresas para revisar sin no existen copias ilegales de software instaladas en sus computadoras. El equivalente a que alguien entre sin más ni más a su casa para revisar en su biblioteca si no tiene libros "ilegales", aún cuando Ud. no los tenga!

La sociedad se encuentra arrinconada porque, a título de los Derechos del Autor, se están limitando los derechos de las personas. Y es que el fin económico manifiesto de esas limitaciones responde a grandes intereses, principalmente transnacionales.

La información como una mercancía no permite desarrollar a las sociedades. La retrasa, la oscurece. Limita a las personas a adquirirla según su capacidad económica. Segrega, margina y embrutece.

Mientras editores y autores, científicos y lúdicos, siguen viendo la forma de "protegerse" con las leyes de siglos pasados, la comunidad científica e incluso la artística está buscando nuevos caminos más acordes con los tiempos. Fijémonos en esos autores científicos que no tratan de sacar provecho, dinero directo, de las lecturas de sus obras, sino que las ponen a disposición de todo el que las necesite para que sus ideas se difundan y se vaya creando, a su vez, la necesidad de ampliar ese conocimiento... Es en esas formas de transmisión del conocimiento más personalizadas: conferencias, consultas directas, trabajos de encargo etcétera, en los que los nuevos autores científicos (e incluso artísticos) están encontrado la nueva fuente de ingresos.

(...) No vamos a insistir más en las nuevas posibilidades que se nos ofrecen y en la necesidad de no poner trabas a esa libre circulación de ideas; creemos que ya hemos dicho lo suficiente... pero sí se hace necesario finalizar haciendo referencia a las características de las nuevas licencias que van surgiendo pues es claro que mientras todas no desaparezcan, mientras convivan las antiguas "leyes" con las nuevas, estas tendrán que ajustarse de alguna manera a la pauta que aquellas marcaron. Y así para que las ideas puedan circular libremente no necesitan solo su deseo de hacerlo, ya que algún desaprensivo podría apropiárselas y no está el mal en que saque provecho, sino precisamente en que no se corte la cadena, en que apropiándose de algo que no es suyo prohiba su circulación posterior. Por ello es importante que las obras que nacen libres sean marcadas de esa forma acogiéndose a las nuevas leyes que protegen esos derechos de copia: las nuevas licencias permiten marcar como privadas o inalterables aquellas partes de la obra científica que así deban considerarse a la vez que protegen el derecho a modificar y copiar aquellas que así se definan y sobre todo a que nadie pueda poner trabas a esa difusión del conocimiento.

-- ¿Porqué debe ser libre la lengua?

Actualmente, se pretende utilizar a la tecnología como un mecanismo remozado para mantener el estado de cosas. Se están creando dispositivos que limiten el acceso a la información (lectores de libros, reproductores de música, decodificadores de cable, etc.). La combinación de tecnología y leyes interesadas amenaza el desarrollo de la sociedad.

¿Cómo actuar entonces?

Debemos procurar que la información no sea una mercancía, sobre todo, el contenido de las leyes.

Como sociedad tenemos que preservar la posibilidad que cada persona -que así lo desee- tenga acceso a la información. No hacerlo, quizá en este tiempo nos procure algún beneficio económico. Pero en el tiempo, esclavizará a nuestros hijos y limitará sus posibilidades. Como sociedad, no podemos darnos el lujo de permitirlo. No si queremos un futuro. Y está claro que el futuro es el producto de nuestras actuales decisiones.

Hay mucho por hacer entonces. Y pronto, no vaya a ser que como en otros países, empiecen movimientos para que las bibliotecas públicas se vean prohibidas de prestar libros, porque los lectores no los han comprado y por tanto no tienen el derecho de leerlos.

Lo mismo en la información pública (gubernamental o municipal) que, pese a que, para su generación, ha sido financiada con fondos públicos, se atribuyen derechos de copia o de reproducción.

Un caso más cercano al medio jurídico, de la mala interpretación de los derechos de copia, es el de la Gaceta Oficial de Bolivia. Siendo obligación de esta institución el difundir y facilitar el acceso a las normas legales en Bolivia, merced de algún extraño proceso de pensamiento por parte de sus servidores públicos, lo que hacen es crear trabas pseudo legales (¿alguien podría verificar si son legales?) para este propósito. En la última página de la edición impresa, se puede encontrar un recuadro escrito en letras mayúsculas, que a la letra dice:

“RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. NO PUEDE REPRODUCIRSE TOTAL NI PARCIAL EL CONTENIDO DE LA GACETA OFICIAL DE BOLIVIA, POR PROCEDIMIENTOS ELECTRÓNICOS O MECÁNICOS COMO FOTOCOPIAS, DISCOS O CUALQUIER OTRA FORMA”

Discúlpennos, pero incluso para transcribir su equivocada amenaza, tuvimos que transgredirla. Imagínense la que nos espera por haber transcrito y copiado casi todas sus normas!

Y así, los ejemplos de esas conductas que oscilan entre lo risible y lo peligroso, entre lo anecdótico y lo perjudicial, pueden ir sumando. Así también, es necesario crear el espacio suficiente como para que nuestros hijos tengan la posibilidad de leer y aprender sin miedo de estar violando algún “derecho de copia”.

Por eso, LexiVox es información libre.

Ir a: Misión y visiónPortal de InternetSistema de Información ➠ Información libre ➠ Colaborar
 
Humor Lexivox humor

Visto y considerando que Caperucita y el Lobo...

  1. Que Caperucita no desconocía que podía encontrarse con el Lobo.
  2. Que tampoco era ajena al hambre del Lobo, ni a los peligros del bosque.
  3. Que si le hubiera ofrecido la cesta de la merienda para que el Lobo calme su hambre, no habrían ocurrido los sucesos referidos más arriba.
  4. Que el Lobo no ataca a Caperucita de inmediato, y que hay evidencias que primero conversa con ella.
  5. Que es Caperucita quien le da pistas al Lobo y le señala el camino de la casa de la abuelita.
  6. Que la anciana es inimputable ya que confunde a su nieta con el Lobo.
  7. Que cuando Caperucita llega y el Lobo está en la cama con la ropa de la abuela, Caperucita no se alarma.
  8. Que el hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la abuelita demuestra lo poco que iba a visitarla, hecho que tipificaría un abandono de persona por parte de la joven Caperucita.
  9. Que el Lobo, con preguntas simples y directas, quiere desesperadamente alertar a Caperucita sobre su posible conducta.
  10. Que cuando el Lobo, que ya no sabe qué más hacer para alertarla, se come a Caperucita, es porque ya no le quedaba otra solución.
  11. Que es altamente posible que antes Caperucita hiciera el amor con el Lobo y lo disfrutara.
  12. Que la versión de que Caperucita, cuando oye la pregunta del Lobo: “¿Adónde vas?” responde: “A bañarme desnuda en el río...”, cobra cada día más fuerza.
  13. Que se desprende del punto anterior que es Caperucita la que provoca los más bajos instintos, brutales y depredadores, en la pobre fiera.
  14. Que el Lobo ataca, pero tal hecho corresponde a su propia naturaleza y a su instinto natural y animal, exacerbados por la conducta de la susodicha Caperucita
  15. Que párrafo aparte para la madre de Caperucita, quien exhibe culpabilidad por no acompañar a su hija.

Por todo lo antes dicho, se revoca el fallo de Cámara, absolviéndose al Señor Lobo y se dispone además:

  1. Apercibir a la familia de Caperucita, imponiendo a la abuela presentarse en hospital a designar, para su observación gerontológica,
  2. A la madre apercibirla para que cumpla correctamente con sus deberes de madre.
  3. A Caperucita trabajo comunitario en el Zoológico Local para conocer acabadamente la naturaleza y el instinto animal.

Aclárase asimismo en el presente fallo que este proceso no afecta el buen nombre y honor del Señor Lobo.

Sonreir otro poco...

CopyLeft LexiVox 2011 - La Paz, Bolivia
Sitio impulsado por DeveNet.Net - software para Internet

Valid XHTML 1.0 Strict   ¡CSS Válido!